España consiguió en 2012 la paridad de red