Las ciudades podrían ahorrar hasta un 80% de consumo en alumbrado utilizando iluminación LED