En busca de la batería perfecta para la red eléctrica

En busca de la batería perfecta para la red eléctrica

Las compañías eléctricas buscan baterías que sirvan para estabilizar la red. Estas baterías podrían adaptarse a las fluctuaciones de oferta y demanda de energía almacenando y liberando su carga rápidamente, y podrían servir para incorporar al suministro fuentes de energía de disponibilidad variable tales como la eólica y la solar. Sin embargo, las baterías disponibles en la actualidad son demasiado caras, o bien no duran el suficiente número de ciclos de carga para resultar prácticas.

Ahora, investigadores de la Universidad de Stanford (EE.UU.) han probado un electrodo de batería supereficiente fabricado con nanomateriales que dura 40.000 ciclos sin perder una cantidad significativa de su capacidad de carga. El trabajo lo ha dirigido Yi Cui, profesor de ciencia e ingeniería de los materiales en la Universidad de Stanford. Según Cui, este electrodo es un primer paso hacia un nuevo tipo de batería barata capaz de almacenar grandes cantidades de electricidad dentro de la red eléctrica.

La parte química de la nueva batería de Cui utiliza materiales asequibles y abundantes. Parte del mismo principio usado en las batería de iones de litio -trasladar iones de sodio o de potasio entre electrodos durante la carga y la descarga- pero lo hace de forma muco más económica. “Para el almacenaje en la red, la batería podría tener que ser enorme, y usar sodio y potasio resulta muy atractivo porque son materiales abundantes y baratos”, afirma Cui. Estas baterías usarán electrolitos con base de agua que son más baratos y fáciles de usar que los electrolitos basados en solventes orgánicos como los que se usan en las baterías de iones de litio.

Cargando: Inmerso en un electrolito de nitrato de potasio, un electrodo fabricado con un material con base de cobre y hierro podría servir para fabricar baterías baratas para el almacenaje de energía en la red eléctrica. Fuente: Colin Wessells, Stanford University

Los nuevos electrodos, cuya demostración se publicó el martes pasado en la revista en línea Nature CommunicationsLos electrodos mantienen el 83 por ciento de su capacidad de carga después de 40.000 ciclos. En comparación, las baterías de plomo y ácido duran solo unos cientos de ciclos, mientras que las baterías de iones de litio suelen durar unos mil ciclos. Los electrodos también demostraron una eficiencia energética del 99 por ciento. “El objetivo es que el voltaje que introduces al cargarlas sea el mismo que sale cuando las descargas”, sostiene Cui. “Comparado con cualquier otro material de batería, éste es el mejor”.

Jay Whitacre, profesor de ciencia e ingeniería de los materiales en la Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.) y fundador de la start-up Aquion Energy que tiene sede en Pittsburgh (EE.UU.), afirma que si bien es cierto que los electrodos demuestran una buena vida útil, su capacidad de carga es relativamente baja: 60 miliamperios hora por gramo de material, en comparación con los 100 del cátodo de óxido de manganeso de Aquion. Además, explica, “está basada en cobre, que hoy en día no es precisamente barato”.

Sin embargo, la cifra más importante a la hora de evaluar opciones de almacenaje para la redes eléctricas a gran escala es el precio por unidad de energía por ciclo, sostiene  Donald Sadoway, profesor de ciencia e ingeniería de los materiales en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts, EE.UU.) En ese aspecto, el nuevo material, con sus decenas de miles de ciclos podía tener ventaja sobre otras baterías. “Al final, todo se reduce al coste”, afirma. “Si son capaces de proporcionar ese rendimiento a un coste sustancialmente menor que el de sodio-azufre, tienen las de ganar”.

Además del coste y la vida útil, “la eficiencia en la ida y vuelta de la energía también es muy importante en el caso del almacenaje de energía de la red eléctrica, para no estar malgastándola en las recargas”, sostiene Christopher Johnson, investigador en baterías en el Laboratorio Nacional Argonne (EE.UU.). Aunque aún no se conoce el coste del nuevo electrodo, su eficacia y vida útil “son impresionantes”, afirma Johnson. Los investigadores tienen que hacer todavía una demostración con una batería completa con dos electrodos, lo que podría cambiar las estadísticas, añade.

El electrodo creado hasta ahora funciona como cátodo. Cui explica que su equipo está afinando la química del material para fabricar un ánodo y está trabajando en la creación de prototipos de baterías.

Fuente: TechnologyReview

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.